¿Te gustaría saber cómo limpiar tu barbacoa? No siempre va a ser una tarea fácil: las altas temperaturas que alcanzan todas las piezas, junto con la grasa de la comida, hacen que sea complicado que tu barbacoa reluzca como el primer día.

Hoy te damos 4 trucos imprescindibles de limpieza y mantenimiento de tu parrilla. Para que tu barbacoa esté casi perfecta 🙂

1. Ponla en agua caliente

Una vez hayas terminado de cocinar, saca las brasas de tu barbacoa y pon la parrilla en un cubo con agua caliente con detergente. Esto hará que los restos de comida se reblandezcan para que luego te sea más fácil retirarlas.

2. El desengrasante, un buen aliado

Cuando ya hayas sacado las piezas de la barbacoa del agua caliente, échales desengrasante y déjalo actuar unos minutos. Esto también ayudará a que se limpie más fácilmente.

3. ¡No te olvides del cepillo!

Una vez hayas dejado actuar el desengrasante, utiliza un cepillo 3 en 1 para poder limpiar bien tu barbacoa: con la parte del cepillo que es una rasqueta podrás quitar los restos de comida que hayan quedado más enganchados a la parrilla.

Con las dos otras partes del cepillo podrás limpiar el resto de la parrilla sin problemas y dejarla apunto para volver a utilizar.

4. Los toques finales: el limpiador abrillantador de acero inoxidable

Si quieres dejar tu barbacoa impecable aplica un limpiador abrillantador de acero inoxidable. Así el acero inoxidable quedará aún más limpio y brillante

5. Seca la barbacoa y guárdala bien

Seca la parrilla y todas las partes de la barbacoa con un paño. Utiliza un trapo viejo, porque es normal que aún hayan quedado algunos restos. Si no vas a utilizar tu barbacoa en un tiempo, asegúrate de guardarla bien tapada para que esté perfecta para su próximo uso.

Ahora ya sabes los trucos imprescindibles para limpiar tu barbacoa. Con estos consejos la mantendrás siempre limpia y te durará muchos años 🙂